Alrededor de unos 200 pequeños productores han adherido al programa provincial para desarrollar el cultivo de alcaparras en La Rioja. En la semana recibieron capacitación y los impulsores en el país le auguran excelentes perspectivas por las características geográficas y climatológicas, considerada La Rioja como "un paraíso para el cultivo de alcaparrazas, para remarcar que "es una de las mejores zonas del país.

La jornada de este miércoles contó con la asistencia de la directora de Desarrollo Local, Luisa Almonacid, Pablo Rico, técnico de la empresa Orígenes S.A., que realiza el cultivo de alcaparrazas en Santiago del Estero, la que siguió a una jornada de capacitación que se realizó el martes en Chepes; el coordinador del cultivo en La Rioja, Hugo Molina y el coordinador del CFI, para este cultivo, en la provincia, Martín Guíaz.

Este miércoles, durante la actividad que se cumplió en el salón de reuniones del centro Comercial e Industrial tomaron parte unos 80 productores y que están distribuidos en las la zona rural de la Capital.

Luisa Almonacid informó que ya se están distribuyendo los plantines, ya que es una especie que se debe rusticar previamente, al tiempo que puso de manifiesto que ya se han adherido unos 200 productores en distintos departamentos del interior.

Agregó que la asistencia que se viene realizando consiste en aportes técnicos, con la participación de profesionales y empresarios de la empresa Orígenes y del gobierno provincial. Amplió que el programa comprende la entrega del plantín, la asistencia con riego por goteo en caso de ser necesario y además el asesoramiento técnico desde el momento que el productor realiza la primera consulta para informarse sobre esta actividad. Agregó que esta asistencia se extenderá durante unos cinco años, tiempo en el que aproximadamente la planta alcanza la edad adulta.

La firma, pionera en la Argentina, también es proveedora de los plantines de alcaparras y que fueron adquiridos por el gobierno riojano para continuar con la producción del Programa Cultivos de Alcaparras, una esperanza para la familia rural.